Vehículos

*Los precios anunciados son sugeridos y pueden estar sujetos a variaciones según el modelo, especificaciones y el plan comercial vigente aplicable a cada vehículo. Para mayor información, consulta directamente con tu concesionario de la Red Mazda.

DINÁMICA DE MANEJO

Todos los vehículos Mazda están enfocados en la experiencia de conducción, por lo que cada una de sus partes se encuentran diseñadas para maximizar dicha experiencia. Es por esto, que la respuesta de manejo de Mazda 2 es inmediata y confiable; el conductor siente la conexión con el vehículo como una extensión de su cuerpo, a esto lo llamamos “Jinba-Ittai”.

CONTROL G-VECTORING (GVC)

Las suaves transiciones entre las fuerzas G al frenar, girar y acelerar en una curva, son elementos esenciales para lograr un movimiento cómodo y una ejecución de total control sobre un vehículo; y en Mazda, han sido un importante foco de desarrollo por muchos años. Convencionalmente, las fuerzas G sobre el cuerpo, tanto longitudinales (al acelerar y frenar) como transversales (al girar), se generan por separado. Esto hace que, a través de un giro, en un vehículo se generen cambios bruscos de movimiento (desplazarse hacia adelante, hacia el lado y hacia atrás). Como solución a esta molestia inconsciente, Mazda ha desarrollado un sistema de control que suaviza tales cambios de movimiento, entregando al cuerpo un mayor confort (desplazarse combinadamente hacia adelante y hacia el lado), y al vehículo una mayor estabilidad y respuesta en la dirección. Este control se realiza tomando la información de movimiento y asistiendo muy sutilmente al conductor en cada maniobra de giro para generar cambios suaves de fuerzas G sobre el cuerpo.

El control G-Vectoring GVC ajusta el torque del motor de acuerdo con los movimientos de la dirección realizados por el conductor para generar una transición de fuerzas G sobre el cuerpo y distribuir dinámicamente la carga vertical sobre las ruedas entre el eje delantero y trasero. Esta transferencia de la carga no solo optimiza el agarre de los neumáticos delanteros y traseros para aumentar la respuesta y la estabilidad de acuerdo con las intenciones del conductor, sino que el GVC lo hace de modo tan suave y natural que ni el conductor ni los pasajeros sienten la más mínima incomodidad. Gracias a esta distribución dinámica de la carga, el GVC reduce en gran medida la necesidad de correcciones de la dirección, permitiendo al conductor mantener la línea elegida con mayor confianza y menor fatiga en los viajes largos. El control G-Vectoring GVC reduce el balanceo de la cabeza y el cuerpo para brindar a todos los ocupantes una marcha más suave y placentera.

Características