Vehículos

*Los precios anunciados son sugeridos y pueden estar sujetos a variaciones según el modelo, especificaciones y el plan comercial vigente aplicable a cada vehículo. Para mayor información, consulta directamente con tu concesionario de la Red Mazda.

El asombroso auto-maleta de Mazda

La semilla del ‘auto-maleta’ —un vehículo funcional, incorporado en una pieza de equipaje– había sido plantada durante el año 1991, en la etapa previa al evento ‘Fantasyard’ de Mazda; una competencia interdepartamental que buscaba determinar qué grupo de empleados formulaba la solución más novedosa y creativa para producir una ‘máquina móvil’.

Los inicios de la década de los noventa fueron una época dorada para Mazda. La compañía ya había tenido éxito al reinventar los autos biplaza descapotables con el modelo MX-5 y obtuvo el primer puesto en las 24 Horas de Le Mans con el automóvil de carreras 787B, impulsado por un motor rotativo. Así que era el momento perfecto para diseñar un vehículo del tamaño de una maleta.

Un selecto grupo de siete ingenieros del Grupo de Investigaciones y Pruebas de Transmisión Manual se reunió y se puso a trabajar en su creación. Compraron la maleta Samsonite® más grande que pudieron encontrar y una minimoto. A continuación, instalaron las partes de la minimoto —el motor de dos tiempos, 33,6 cc y 1,7 caballos de fuerza; el manubrio; y las llantas de entre 4 y 6 pulgadas de diámetro— dentro de la maleta. Las ruedas traseras podían ser instaladas mediante ranuras en la parte exterior de la maleta, mientras que la rueda delantera podía ser extraída a través de una abertura en el frente. El auto-maleta podía ser ensamblado en un minuto, y alcanzaba una velocidad máxima de 30 km/h. Si bien el prototipo original fue destruido accidentalmente unos meses después del evento Fantasyard, aún se conserva un auto-maleta, y funciona tan bien como hace 24 años.