Vehículos

*Los precios anunciados son sugeridos y pueden estar sujetos a variaciones según el modelo, especificaciones y el plan comercial vigente aplicable a cada vehículo. Para mayor información, consulta directamente con tu concesionario de la Red Mazda.

Las enormes prensas de Mazda: el secreto de su funcionamiento por 52 años 

En la planta de estampado de Mazda localizada en Ujina, 52 prensas producen partes del cuerpo de los vehículos para los modelos Mazda CX-5, Mazda CX-3, Mazda CX-9 y Mazda MX-5 entre otros. con el mayor peso de estas en 5.200 toneladas.

Lo que es aún más sorprendente es que algunas de ellas han estado en funcionamiento por 52 años y todavía llevan a cabo las tareas más importantes en el proceso de producción. ¿Cómo es que estas máquinas se mantienen al frente del proceso de manufactura? Logramos descubrir el secreto. 

Como el amor de un padre por su hijo

El personal que lleva a cabo la tarea de reabastecer de combustible, inspeccionar y mantener dichas prensas trabaja casi que todos los días del año. Si una parte requiere ser revisada, lo hacen con sus propios ojos. La unidad de manejo, o el corazón de la prensa, está construida como una caja sellada de modo que no hay espacio para moverse y lo que queda de campo está cubierto por aceite lubricante. Aun en las condiciones tan duras, el personal está motivado por su pasión para llevar a cabo cualquier inspección que sea necesaria, siendo este el secreto para que dichas prensas funcionen tan bien durante 52 años.

“Aunque esté tan caliente como un sauna y lleno de aceite, nuestra curiosidad nos lleva más lejos” opina Kikuchi, quien lleva 17 años como parte del equipo de mantenimiento. “Donde el espacio está reducido, usamos fibroscopios. A medida que vamos entendiendo las prensas, desarrollamos un amor por ellas que es casi como el amor que siente un padre por su hijo”. 

Las habilidades de un experto

Un área que es clave dentro del proceso de inspección dentro de la unidad de manejo es una gran rueda de engranaje que tiene tres metros de diámetro. Mientras que un aprendiz podría tomarse hasta una hora para revisar una de estas ruedas, una mano experta lo puede hacer en diez minutos. Años de experiencia les han enseñado a entender la estructura de la prensa y de la rueda de engranaje, a decidir exactamente cual de los cientos de dientes de la rueda debe ser revisado y llevar a cabo una operación de calidad eficiente. Estos expertos usan sus agudos sentidos para sentir cuando un engranaje presenta defectos con la decoloración, palpando la superficie y entendiendo la profundidad, forma y amplitud, produciendo así un diagnóstico instantáneo. 

La habilidad del experto se puede ver en otros procesos. Controles de calidad en el motor se llevan a cabo sobre el mismo motor y los controles a los rodamientos que están dentro se hacen con un medidor de vibración, cuyo rango de medición ha sido fijado por el fabricante. Sin embargo, en una planta de estampado donde siempre se pueden sentir diversas vibraciones, el rango aceptado nunca es constante aun dentro de la misma prensa o del mismo motor.

Asombrosamente, el rango actual es determinado por el propio Kikuchi, quien usa solamente su sentido de la audición y un palo de estetoscopio.

“Cada motor es diferente, pero usualmente si está funcionando bien emite vibraciones muy delicadas, como un sonido de timbre que reverbera desde la sien hasta el cerebro. Si la grasa en los rodamientos empieza a deteriorarse o a agotarse, el tono de timbre empieza a aumentar y si empeora sonidos de tic tac aparecen junto con el tono de timbre”.

Dicha habilidad le tomo a Kikuchi 17 años para perfeccionarla. Cuando empezó a aprender el truco de uno de sus superiores en el trabajo, trató de reconocer y memorizar las diferentes vibraciones, pero fallaba una y otra vez. “Al recordar esto, es porque tuve una experiencia tan frustrante que fui capaz de dominarla. Espero seguir en el camino para convertirme en un takumi o artesano del mantenimiento de prensas al construir sobre este tipo de habilidades”. 

Preservando el toque humano

La tecnología de diagnóstico se mantendrá vigente, pero las habilidades sensoriales humanas siempre serán la base de dicho proceso. Esto es el caso en la planta de estampado donde prensas que llevan años funcionando requieren que se pasen las habilidades a través de varias generaciones.

El equipo de mantenimiento de prensas Mazda hace justamente eso: compartir su experiencia sensorial para ver, sentir, tocar y oler, desafiándose a sí mismos para llevar a cabo controles de calidad cada vez más precisos.