Desde el lanzamiento de la primera generación del portafolio de vehículos con tecnología SKYACTIV, Mazda ha experimentado una impresionante fuerza en su capacidad de ventas, un fortalecimiento de marca y un avance en sus tecnologías que se transmiten en su diseño, seguridad y conectividad. Seis años han pasado desde el lanzamiento de la primera generación de la tecnología SKYACTIV que se dio a conocer a través del modelo Mazda CX-5, impactando directa y positivamente las finanzas de la compañía, y destacandose de su competencia al ser una innovación única de la marca nipona que sin duda ha marcado un precedente en la industria automotriz.

Igualmente, Masamichi Kogai, agradece a los trabajadores de la compañía, resaltando su arduo trabajo el cual fue indispensable para llevar y posicionar exitosamente esta primera generación de vehículos. Destacó que Mazda se está preparando para afrontar los nuevos retos que representa la segunda generación de los vehículos SKYACTIV, enfatizando que esta nueva etapa estará impulsada por el éxito de la primera generación.

Aprovechando el gran momento por el que está atravesando la Compañía, el presidente de Mazda Motor Corporation hace un llamado a la reflexión, resaltando que el valor agregado de una marca es producto de un proceso generacional que se da con tiempo y esfuerzo. Por lo cual, invita a que nos preguntemos, ¿Qué tipo de marca queremos que sea Mazda? Y enfatiza en que debe haber una mayor interconectividad entre los departamentos de la empresa, abogando a la cooperación para seguir desarrollando esta historia de éxito al igual que una constante formación de profesionales capaces de ofrecer esta experiencia desde la perspectiva de “One Mazda”.

 

My Mazda Global