Mazda Motor Corporation inicia este mes con la firma del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, convirtiéndose así en miembro de la Red Japonesa del Pacto Mundial. Esta adhesión implica asumir el compromiso voluntario de ser buenos sujetos corporativos, ejercer un liderazgo responsable y creativo, y construir un marco global para el crecimiento sostenible.

 

En la actualidad, Mazda rige sus operaciones diarias según criterios de responsabilidad corporativa. Con la firma del Pacto Mundial, seguirá trabajando en defensa de los diez principios que lo componen, entre los que figuran la protección de los derechos humanos, la erradicación de cualquier forma de trabajo forzoso, la adopción de iniciativas medioambientales y la lucha contra la corrupción. De esta forma, la empresa continúa fortaleciendo el compromiso de contribuir al desarrollo de una sociedad sostenible a través de estas actividades.

 

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas tiene vigor desde el año 2000 y cuenta con más de 12.000 miembros repartidos por 160 países. Pretende promover un movimiento mundial de empresas y miembros sostenibles para crear un mundo mejor. Para lograrlo, su visión pasa por apoyar a empresas que hacen negocios de forma responsable, en línea con los diez principios del organismo y con un énfasis en la colaboración y en la innovación.